Millanel Cosmetica Publicidad
Rugby Show

“Lo importante es siempre ir para adelante”

Elías Collado era un chico como cualquier otro hasta que un día sufrió un accidente que cambiaría por completo el rumbo de su vida. A punto de cumplir 9 años tuvieron que amputarle parte de su brazo derecho por mal uso de pirotecnia. Ese marzo de 1989 empezaba su tercer grado y ahora reconoce que “por una sabia decisión familiar lo arranqué normalmente, tuve que aprender a escribir y desenvolverme de cero. Yo era derecho, lo que significó mucho trabajo para volver escribir”.

Actualmente tiene 29 años, es estudiante de abogacía y trabaja en una fiscalía penal. Se la pasa ahorrando para gastarse la plata viajando, estuvo dos veces en Europa, recorrió varios países de América y el pasado enero anduvo por Asia visitando la India, Tailandia, Vietnam y un poco de Malasia.

Lo más lindo de esta historia es que Elías es un ejemplo de superación absoluta, ya que, a pesar de su adversidad decidió ser jugador de rugby. Y es así que desde sus 13 años juega en el club Curupaytí, de Hurlingham. Él reconoce que la vida ya no fue normal, pero tampoco algo terrible. Se autodenomina como “diferente” pero haciendo todo lo que la gente “normal” realiza. Según sus propias palabras: “Hasta soy jugador de rugby, ja ja”.

En Rugby Show te presentamos esta historia de vida para reflexionar y te decimos  que siempre se puede ir para adelante. Sólo depende de uno.

¿A qué edad empezaste a jugar al rugby y por qué?
Empecé a los 13 años, ya que mi hermano mayor jugaba en el colegio. Pero cuando me tocaba arrancar por la edad en mi colegio ya no había rugby. Entonces por un compañero que ya estaba en Curupa fuimos al club.

Los chiquitos  generalmente suelen ser crueles, ¿Te sentías discriminado cuando entraste al club?
La verdad es que nunca sentí algo parecido a discriminación. Aprendí a jugar como todos los chicos de mi edad, y era uno del montón, ni el mejor ni el peor. Luego empecé como todos a luchar por un puesto y a razón de esfuerzo y sacrificio supe ganar mi lugar. Jugué todas las juveniles de fullback y ya en M-19 pasé a jugar de tercera línea. Creo que me volví medio carretón. 

¿Te acordás cómo fueron tu primer entrenamiento y partido?
Mi primer entrenamiento se me hizo súper corto, todo era tan divertido, y el ambiente era genial. Además estaba con algunos amigos del colegio, sumado a eso, el sábado siguiente había partido y ¡zas!, el viernes me pusieron en el equipo, debuté en Curupa con Caranchos de Rosario. Y como casi todos los que llegamos al rugby de wing, nunca me voy a olvidar, además de que debuté perdiendo. 

¿No te daba miedo pensar en jugar al rugby siendo “diferente”?
Creo que la clave fue que nunca me sentí diferente, es merito de mi familia, que nunca me hizo sentir diferente. El miedo que tuve fue el normal, el que tienen todos. 

¿Cómo fue tu debut en Primera?
Fue un doce de octubre contra GEBA por la Reubicación. Fue muy emocionante para mí, pesaba 72 kg, muy poco para mi puesto. Fue un partido durísimo que perdimos por un punto, nunca me voy a olvidar lo que sentí. Fue como coronar muchísimos años de entrenamiento, sacrifico y dedicación. Ya hacía dos temporadas era capitán de la Intermedia y quedaba siempre de suplente de Primera. Por eso para mí fue como alcanzar “el objetivo” y cumplir así el sueño de todo jugador de rugby; entrar en la Primera de tu club. 

¿Qué se siente haber tenido la distinción de capitán y ser el referente del grupo?
Fui capitán de la Intermedia por dos años y medio. Creo que fue una suma de factores: primero, teníamos un grupo genial; luego, todos estábamos desesperados por jugar en Primera, lo que hacía que cada uno tratara de romperla en cada partido. Fue un honor gigante pero había que respaldarlo cada partido con tackle y mucho juego. 

¿Sentís que das ventaja al contrario en algún aspecto del juego?
Creería que no. Pero si me atacan por el hombro malo lo tackleo más o menos. Ahora, por el lado bueno lo desarmo, ja ja ja.

¿Tus compañeros te “cuidan” o ya se acostumbraron y en la cancha sos uno más?
Creo que dentro de la cancha todos nos cuidamos un poco. Pero yo soy más del tipo de los que cuidan a los que necesitan ser cuidados. Ja ja.

¿Conoces a Nicolás Pueta, el chico que juega al rugby en una pierna en el club San Andrés?
Conozco la historia y lo ví jugar varias veces. Nunca jugamos en contra.

¿Qué opinión te merece?
Me parece un genio total, un ejemplo de verdad. La discapacidad que padece es un verdadero impedimento. Lo mío al lado de su problema es un detalle. Él la pelea a muerte y se merece todo mi respeto, como el de todos los jugadores. Es más, hace unos años lo nombraron embajador de IRB y eso me puso muy contento. Se lo merece.

¿Cuáles son tus objetivos en cuanto al deporte y a tu club?
Ojalá veamos a Curupa jugando un poco más arriba en los próximos años. En lo personal voy a entrenar un poco más intenso para la próxima temporada. La idea es jugar al rugby por varios años más.  

¿El rugby cambió tu vida en algún aspecto? ¿Cuál?
Te enseña a siempre ir para adelante, pase lo que pase. Te enseña que es mejor perder con amigos, que ganar con desconocidos. Te enseña que para avanzar a veces debemos ir un poco para atrás, pero sólo para tomar impulso. Y por sobre todo inculca que te podés caer mil veces pero tenés que levantarte mil una.

Dos ejemplos de vida

Nicolás Pueta, a diferencia de Elías, nació con una mal formación congénita: una deficiencia proximal focal de fémur. Es por eso que posee su pierna izquierda más corta que la derecha. Pero al igual que Elías, nada le impidió concretar su mayor deseo: ser jugador de rugby. Y es por eso que desde sus 15 años juega en el Club San Andrés. Dos ejemplos de vida y superación.

Por: Mariana Chapotot
[email protected]
Fotos: Gentileza Elías Collado

Sociabilizá, compartí!

10 Comments

  1. dan

    9 agosto 2010 at 22:17 pm

    la verdad que este pibe es un ejemplo, eso no lo niega nadie, pero como te pega en cada ruck!
    dps, fuera de la cancha, un fenomeno! Igual que el chico de San Andres. Jugué contra el un par de veces y me tocara este año de neuvo seguro, un maestro dentro y fuera de la cancha

  2. Germán López

    10 agosto 2010 at 9:46 am

    Todo un ejemplo, un grande!!!! Felicitaciones Marian por la nota, excelente!!

  3. JULIAN

    10 agosto 2010 at 11:48 am

    Buenisíma la nota, es difícil no caer el lugares comunes y preguntar con honestidad. Felicitaciones!!!!!
    Realmente es un testimonio inspirador, de esos que te ayudan a levantarte todos los días y siempre ir para adelante.
    Mis felicitaciones a la familia que tiene el gran merito de haber alentado y no haber sido el primer obstaculo

  4. victor

    10 agosto 2010 at 12:20 pm

    Muy linda nota Mariana
    Te felicito nena!!!!!!!!

  5. Pablo Csaky

    10 agosto 2010 at 13:34 pm

    Te felicito Elias, sos un ejemplo que muchos deberian imitar. Muy linda nota Mariana!

  6. Martin Isola

    10 agosto 2010 at 17:20 pm

    Felicitaciones Mari por la nota y a vos Elias genio y figura, te mando un fuerte abrazo y que no decaiga. Espero verte nuevamente en el seven de Navarro, jajaja.
    El Turco

  7. Galle

    10 agosto 2010 at 20:09 pm

    Marian que buena elección para hacer la nota, realmente excelente, felicitaciones, todo un ejemplo de vida

  8. Nicolas

    10 agosto 2010 at 22:53 pm

    Jugue varias veces en contra y la verdad, que no es un pibe diferente, es mas, se destaca por que siempre pide la pelota y tacklea muchisimo y muy fuerte!!. Sobre todo un gran jugador de rugby … Saludos desde Liceo.

  9. The Fake

    12 agosto 2010 at 13:51 pm

    Un ejemplo de vida!…lo conozco mucho y ahy pocos tipos como el!Te llena verlo ser como es…ojo adentro de la cancha un mala leche brutal!

  10. luke

    14 agosto 2010 at 19:22 pm

    este pibe es buenisimo jugando!! de enserio!

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *