Millanel Cosmetica Publicidad
Rugby Show

Agustín Pichot, el que ya ve el futuro

Llegó el domingo a Nueva Zelanda y parece que el jet lag no lo afectó. Dinámico como siempre, Agustín Pichot se multiplica para estar aquí y allá. Ahora, junto a Los Pumas, el ex capitán del inolvidable proceso que terminó con el Bronce en Francia 2007, apoya desde afuera, desde donde pueda ser útil.

Hablemos del Mundial. ¿Cómo ves a Los Pumas?
No creo que esté en condiciones de saber cómo están. En estos cuatro años traté de despegarme al 100 por ciento de lo que pasaba adentro de la cancha. No te puedo hablar de qué va a pasar, porque la verdad, no lo sé.

¿Qué hiciste en estos años fuera de las canchas?
Estuve involucrado en una cuestión mucho más estratégica. De ver cómo hacer para que Argentina sea respetada en el mundo del rugby en los próximos cinco años.

¿De qué manera?
Fui parte de una reconstrucción de la Unión Argentina de Rugby en cuanto a separar el profesionalismo del amateurismo. Y no lo hablo por jugadores pagos y no pagos, sino por estructuras. De tener un coach full time por primera vez en la historia, de tener directores comerciales, gente dedicada a lo que es hoy el rugby de un seleccionado, que es profesional. Y dentro de eso, para que no quede todo en la nada, buscar una inserción en el rugby de alta competencia, como la Copa Vodacom, los Juegos Olímpicos y el Cuatro Naciones, que son torneos que sirven para poder tener ese rugby profesional andando constantemente, y así evitar que el rugby argentino decaiga o ingrese en una zona gris que le quite competitividad.

Ya que mencionás el Cuatro Naciones, los dichos de Lapasset (presidente del IRB) generaron incertidumbre. ¿Los Pumas lo jugarán?
Está casi confirmado. Falta un detalle menor. Se va a anunciar oficialmente casi seguro después del Mundial. Mucha gente cree que si a Los Pumas les va mal en el Mundial esto puede afectar su inclusión en el Cuatro Naciones, pero yo estoy convencido que no. Ya está todo prácticamente cerrado, sólo falta un detalle de una carta formal del IRB hacia el SANZAR (South Africa, Nueva Zelanda and Australia Rugby), que en estos días estará terminada.

Entonces no hubo condicionamientos…
En los cuatro últimos años que estuve en esta gestión, en un momento se habló de condicionar la continuidad de Los Pumas en el Cuatro Naciones, del 2012 al 2016. Si la Selección llegaba a tener una baja deportiva muy grande, corría el riesgo de ser excluida en el 2016. Pero eso quedó descartado.

¿Qué naciones apoyaron más y cuáles no la incorporación de Argentina?
Todas estuvieron a favor. Francia fue un aliado muy grande. Y de los tres grandes del Sur, Sudáfrica estuvo con nosotros ciento por ciento y luego, Nueva Zelanda. Australia menos, porque para ellos todo es un negocio y Argentina no es un negocio. No está en su zona de influencia, que es Asia, no influye en su desarrollo deportivo y tampoco en el económico, así que Argentina para ellos fue siempre un país que “ni”. En fin, fue un proceso largo para llegar a un acuerdo.

¿Cuándo debuta Argentina en el Cuatro Naciones?
En principio, el 17 de agosto, contra Sudáfrica, y de visitante.

¿Los Pumas jugarán de local en Buenos Aires?
La decisión la tiene Argentina. Los otros tres participantes apoyaron un trato igualitario, para que tengamos tres partidos de local y los otros tres de visitante.

¿Hay que generar recursos para competir en el torneo?
Argentina no paga por entrar. Y todos los ingresos que genere, son para Argentina. Todo, televisación, sponsoring, ticketing.

¿Pensás que a Los Pumas les costará más entrar en el ritmo de juego de las potencias del Sur de lo que le costó y le sigue costando a Italia con respecto a sus pares del Norte?
Sí, mucho más. Porque los tres del Sur son los tres mejores del mundo hace 20 años. Sin ningún tipo de dudas, ahí está el desafío. Yo soy de la idea de buscar siempre lo que parece inalcanzable, imposible.

¿Sentís que se revaloriza ahora lo que Los Pumas hicieron en el Mundial anterior?
Creo que fue una linda historia, espectacular, pero cada historia empieza en un Mundial nuevo. Para mi, esta historia del 2011 puede ser tan buena como la del 2007. Estoy convencido de que los desafíos se los plantea cada equipo, que tiene que salir a construir su propia identidad. Y creo que este equipo que empieza este Mundial tiene todo para escribirla. Es cuestión de cómo lo sientan los jugadores.

Por: Daniel Pelisch – Clarin.com
Foto: Clarin

Sociabilizá, compartí!

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *