Millanel Cosmetica Publicidad
Rugby Show

Los All Blacks, campeones en su tierra

En un partido dramático y muy cerrado, el equipo de Graham Henry venció a Francia 8 a 7 y se coronó por segunda vez en la historia con el título de campeón mundial.

Como ante Australia, con la mayor parte del público en Eden Park a su favor, los hombres de negro comenzaron mejor el partido. Y, aunque no lograron hacerse fuertes con su juego, al cuarto de hora de juego ya estaban arriba en el marcador.

El trámite del partido era más parejo de lo esperado, con Francia produciendo juego para sus backs a partir de cada pelota que pasara por las manos de su pareja de medios. Sin embargo, los que abrieron el marcador fueron los locales. Después de varios problemas en el line-out, McCaw forzó una infracción de Dusautoir en la cola de una formación en campo neozelandés, Piri Weepu jugó la pelota al touch, y Tony Woodcock ingresó solo por el centro de la hilera tras el salto de Jerome Kaino.

Con simpleza y el dominio de sus forwards cerca del in-goal rival, los candidatos lograron abrir el marcador. Pero no todas eran buenas para los de negro, ya que tras fallar la conversión del try de Woodcock, Weepu no acertaría un penal factible; y antes, había malogrado otro intento a los palos.

El parcial al entretiempo era justo. Francia le había aportado la misma intensidad al partido pero no pudo terminar de darle el toque final a las jugadas con las que pasó la mitad de cancha.

Pero antes, los All Blacks sufrirían la baja de su tercer apertura en la Copa del Mundo. Aaron Cruden debió retirarse del terreno de juego con una lesión en su rodilla derecha, y Stephen Donald ingresó para ocupar su lugar.

En el segundo tiempo, a los All Blacks les volvió a suceder lo mismo que en el duelo de semifinales ante los Wallabies. Bajaron la potencia de sus ataques pero no el control de la pelota. Francia comenzó jugando en defensiva y con presión cerca de la base de las formaciones móviles, y así llegó al try.

Donald reemplazó a Weepu en las patadas, y Andy Ellis ingresó después por él para ser el medio scrum de los All Blacks hasta el final del partido.

A los 5 minutos del segundo tiempo, el propio Donald sumó los últimos puntos de los de negro en la final, con un penal factible a distancia; en tanto, antes de salir, Weepu cometió un error que le costaría una gran pérdida territorial y el único try del partido de Francia.

El medio scrum maorí pateó la pelota en lugar de ir al suelo. Trinh-Duc la tomó y corrió con ella hasta encontrar el apoyo de Dimitri Yachvili, el juego llegó a la punta de la línea y parecía que los All Blacks se salvaban de la caída de su in-goal; sin embargo, tras otra fase de ataque francés, el capitán Dusautoir tomó la pelota e ingresó solo hacia apoyar el único try galo del encuentro.

Francois Trinh-Duc, quien había ingresado por el lesionado Morgan Parra, sumó la conversión y el partido, con media hora de juego por delante, quedó con un resultado mucho más parejo del esperado en la previa.

Pocos minutos después, otra vez la escena se centró en una patada del apertura de Montpellier, luego de un penal de McCaw en un scrum en mitad de cancha. Si Trinh-Duc sumaba, daba vuelta el marcador.

Pero la pelota se fue ancha, y los All Blacks respiraron. Se tranquilizaron y replantearon el partido. Comenzaron a ganar con sus forwards una pulseada que estaban perdiendo, y corrigieron los errores defensivos a través de los que llegó el conjunto galo al try.

El último tramo del partido se centró en un equipo neozelandés con dudas, más parecido al de este partido, o al que se enfrentó a Los Pumas, que al que le impuso los límites y le impidió el pasaje a la final a los Wallabies.

Esta vez, con más garra y el empuje de sus forwards cuando más lo necesitó, Nueva Zelanda acudió a otras armas para ganar. Y ganó el partido más importante, el que ante un rival muy especial lo coronó como el mejor de esta RWC 2011.

» A continuación se detalla la síntesis del encuentro:

Nueva Zelanda: Israel Dagg; Cory Jane, Conrad Smith, Ma’a Nonu, Richard Kahui; Aaron Cruden, Piri Weepu; Kieran Read, Richie McCaw (capitán), Jerome Kaino; Sam Whitelock, Brad Thorn; Owen Franks, Keven Mealamu y Tony Woodcock.
Ingresaron: PT 33’, Stephen Donald por Cruden. ST 9’ Andy Ellis por Weepu; 10’, Andrew Hore por Mealamu; 11’, Ali Williams por Whitelock; 35’, Sonny Bill Williams por Nonu.
Suplentes: Ben Franks y Adam Thomson.

Francia: Maxime Médard; Vincent Clerc, Aurélien Rougerie, Maxime Mermoz y Alexis Palisson; Morgan Parra y Dimitri Yachvili; Imanol Harinordoquy, Julien Bonnaire y Thierry Dusautoir (capitán); Lionel Nallet y Pascal Pape; Nicolas Mas, William Servat y Jean-Baptiste Poux.
Ingresaron: PT 12’, Francois Trinh-Duc por Parra (temporario); 22’, Trinh-Duc por Parra. ST 5’ Damien Traille por Clerc; 25’, Dimitri Szarzewski por Servat y Fabien Barcella por Poux; 29’, Julien Pierre por Papé; 35’, Jean-Marc Doussain por Yachvili.
Suplente: Fulgence Ouedraogo.

Primer Tiempo: 14’, try de Woodcock (NZ).

Resultado Parcial: Nueva Zelanda 5 – Francia 0

Segundo Tiempo: 5’, penal de Donald (NZ); 8’, try de Dusautoir convertido por Trinh-Duc (F).

Resultado Final: Nueva Zelanda 8 – Francia 7

Por: Jerónimo Tello
Enviado Especial a Nueva Zelanda
[email protected]

Fotos: Getty Images

Sociabilizá, compartí!

One Comment

  1. Pingback: RWC 2011. Els All Blacks guanyadors contra una valenta i sorprenent França (8-7) | AVANT

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *