Millanel Cosmetica Publicidad
Rugby Show

Gales fue sensación en Nueva Zelanda

Con un entrenador nacido en el país de los All Blacks, y una buena combinación de experiencia y juventud en su plantel, el equipo del Dragón sorprendió con un juego muy efectivo y llegó a las semifinales de la RWC 2011.

Antes del comienzo del Mundial de Nueva Zelanda, Gales asomaba como un equipo con dudas y con muchos jugadores sin experiencia, entre ellos su capitán, Sam Warburton, de 22 años.

Gatland había dejado afuera de la lista mundialista al capitán Martyn Williams, y lo suplantó por otro tercera línea, más joven, pero con un gran juego aéreo y firmeza en defensa. Acompañado por Dan Lydiate y Toby Faletau, más el dinamismo de Mike Phillips como medio scrum, le lograron dar verticalidad a un equipo del cual no se esperaba que llegue hasta donde llegó.

En el puesto de apertura también hubo un cambio drástico, con el ingreso de Rhys Priestland como titular, relegando a otros dos experimentados, como James Hook y Stephen Jones.

Gales comenzó cayendo por la mínima diferencia ante los Springboks, en Wellington. Pero después, al ritmo de las trabajada victoria ante Samoa, y de las goleadas sobre Namibia y Fiji, se convirtió en candidato para llegar a las semifinales, a pesar de que en Cuartos de Final tuvo que enfrentar a Irlanda, que le había ganado a Australia, unas semanas atrás.

Y Gales lo hizo, con una rápida aparición de Shane Williams a los tres minutos de juego, y los tries de Davies y Phillips. El medio scrum, ese grandote habilidoso, apoyó ante Irlanda y también lo hizo para ponerle pimienta al partido de semifinales contra Francia.

En ese partido, con un hombre menos por la prematura expulsión de Warburton, los galeses fueron más que los de Lievremont, que con tres penales de Parra hicieron lo suficiente para llegar a la final. Del otro lado, fallaron Hook, Halfpenny y Jones. Las patadas fueron determinantes para que los de Gatland no lleguen a la final, algo que merecían.

En el duelo por el tercer puesto, los Wallabies, que no tuvieron el Mundial que se esperaba, fueron más. Marcaron el territorio y también la diferencia en el resultado, que era justa sobre el final del partido. Sin embargo, más de 30 fases fueron coronadas por Leigh Halfpenny con uno de los mejores tries de la RWC 2011, y todo el público en Eden Park, galeses, autraliano y neozelandeses, aplaudió de pié.

Así se fueron los de Warren Gatland, decepcionados, según sus propias palabras, pero ovacionados por neozelandeses y con el orgullo del público galés que dio el presente en la cita mundialista.

Por: Jerónimo Tello
Enviado Especial a Nueva Zelanda
jeronimo@rugbyshow.net

Foto: Getty Images

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *