Millanel Cosmetica Publicidad
Rugby Show

“Por soñar en grande llegamos a semifinales”

Pasada la euforia por la actuación de Los Pumitas en Mundial Juevnil, el entrenador Bernardo Urdaneta realizó un balance en Mundial XV de todo lo que significó el cuarto puesto conseguido en Sudáfrica.

Los que se sorprendieron con el cuarto puesto conseguido por Los Pumitas nunca habían escuchado hablar a los entrenadores o a los propios jugadores. Nada de “paso a paso” o “vamos a hacer lo mejor que podamos”. El mensaje era claro antes del Mundial: “Vamos a hacer historia”.

Aunque el cuarto puesto no es lo que tenían en mente, igualmente lograron el objetivo. Lo que hicieron Los Pumitas en Sudáfrica 2012 quedará en los anales del rugby argentino. Y se logra capitalizar (no hay razón para que no sea así), el cuarto puesto será sólo una porción de todo lo que puede significar.

Así lo entiende Bernardo Urdaneta, uno de los entrenadores del equipo, uno de los que antes del certamen advertía que estábamos “cerca de una potencia” y que no iban sólo a competir sino a “llegar alto”. Vaya si lo consiguieron.

“La mayor enseñanza que dejó este mundial es que todo es posible cuando un equipo se pone una meta”, dice el tucumano analizando lo sucedido una vez pasada la euforia. “Ese sueño que teníamos todos, con el camino y las metas que habíamos elegido para llegar a ser campeones del mundo, saber que vale la pena soñar en grande, que nada es imposible cuando uno tiene un sueño fuerte. Por soñar en grande llegamos a estar entre los cuatro mejores equipos del mundo”.

Urdaneta rescató dos aspectos  de este equipo de Los Pumitas. “Por un lado, muchos equipos de argentina han dejado el corazón y han puesto todo, porque era lo que tenían para poner. Este equipo no sólo tenía el corazón, también tenía un plan. Estábamos convencidos de lo que queríamos hacer. Más allá de victorias y derrotas teníamos un plan. Constantemente nos entusiasmábamos con lo que íbamos consiguiendo”.

Sin embargo, lo más importante pasó por lo que el equipo hizo afuera de la cancha. “Todo equipo, cuando sale campeón, lo primero que dice es ‘somos campeones porque somos un buen grupo, una familia, como hermanos. Eso está primero. La parte humana ha sido la fortaleza más grande que ha tenido este equipo”.

Los Pumitas arrancaron con dos victorias espectaculares ante dos potencias como Francia y Australia, pero luego el rendimiento mermó: “Hasta los 20 minutos del segundo tiempo contra Escocia estábamos muy intensos. Después perdimos mucha de la intensidad que tuvimos en esos primeros partidos. Seguramente no tiene que ver la preparación física. Falta de estar acostumbrados a tener este tipo de partidos cada tres días. Los rivales tienen su competencia anual. La profesionalidad que tienen a esa edad no es un cuento, cuando nosotros sólo teníamos tres chicos con experiencia en primera. Nos faltó tiempo de trabajo o capacidad a los que conducimos. Pero esa intensidad te la da la competencia. Para los jugadores, y para los entrenadores también”.

Así y todo, tras caer con Sudáfrica en semifinales, el equipo terminó dejando una buena imagen, ya que ante Gales a punto estuvo de dar vuelta un partido que había arrancado mal. “Yo sé que el primer tiempo con Gales ha sido lo peor que hicimos en el torneo. No era lo que queríamos de este equipo”, aceptó Urdaneta. “En el vestuario nos miramos un poco y volvimos a pensar que teníamos que volver a ser el equipo ganador, soñador, exitoso, con gente que considere que lo imposible es posible. Me emocionaba que nos estábamos yendo siendo muy dignos. Y hacerlo en Newlands, ante 40.000 persona, fue un buen momento, una buena despedida”.

Pero Urdaneta no se queda con el cuarto puesto. “Ahora hay que pensar que tenemos que ser bastante exigentes y profesionales para que no quede como un batacazo”, agrega. “Es un método, un camino, que tenemos que seguir creciendo: el Pladar se está desarrollando, los dirigentes apoyan… Tenemos que buscar que de todo esto se haga un sistema, un proceso”.

Aunque su mandato terminó tras el partido ante Gales, Urdaneta aplicó para continuar en el cargo. La UAR pretende cambiar el sistema y que haya un entrenador permanente, y no uno por cada ciclo, como hasta aquí. Después de ver este equipo, después de oír la agudeza de sus conceptos, no hay razón para que no siga.

Fuente: Mundial XV
Fotos: UAR

Sociabilizá, compartí!

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *