Millanel Cosmetica Publicidad
Rugby Show

Los All Blacks arrancaron con el pie derecho en el Rugby Championship

Luego de la decepción en 2011, cuando Australia le sacó el título del Tres Naciones de las manos, Nueva Zelanda se tomó una nueva revancha. Como en el Mundial, los All Blacks vencieron a los Wallabies, esta vez por 27-19, y comenzaron el histórico Personal Rugby Championship con el pie derecho y demostrando que son candidatos a recuperar la corona, sin dudas.

En la primera salida del encuentro, Sonny Bill Williams abusó de su rever, y tras el scrum hubo un penal para Australia y Berrick Barnes abría el marcador con su pie. Pero después de ese arranque irregular, los hombres dirigidos por Steve Hansen pasaron a hacer fácil lo difícil. Y los locales, todo lo contrario. Querían salir de sus 22 yardas jugando, y hasta de su in goal para no entregarle la pelota a los temibles All Blacks. Sin embargo, la presión y la defensa de la visita llevaba a cometer errores de los aussies, que supieron aprovechar rápidamente.

Dan Carter empató el partido a los 10 con un penal, y sólo tres minutos después, y de primera fase tras la salida de un scrum en mitad de cancha, llegó el try de Israel Dagg. El scrum salió a la perfección, el apertura llevó la pelota en sus manos mientras pasaban en falso Sonny Williams y Cory Jane, y en soledad, por atrás de todo, apareció el full back y emprendió una gran corrida para pasar al frente.

El golpe repercutió de la peor manera para los dueños de casa. Más imprecisiones, más equivocaciones. Por eso, otro penal de Carter para el 13-3 parcial en 20 minutos de juego. Kurtley Beale estaba desconocido, y Will Genia no tomaba las mejores decisiones. Aunque una escapada del 9 estuvo muy cerca de ser try para los Wallabies, pero rápidamente los neocelandeses se reacomodaron en defensa.

Los errores propios, como el de Scott Higginbotham con un knock-on en ataque o el de Beale en defensa, complicaban la situación para Australia. Y Nueva Zelanda no perdonó. ¿La fórmula? Sólido scrum en 22, otra vez ángulos y falsos entre los backs, y el que quedó sólo fue Jane, que bancó la floja defensa de Beale y llegó al try en la punta.

A diferencia de lo que había pasado con la anterior conquista, la reacción fue buena del local. Y la llave fue la potencia Digby Ioane para quebrar la defensa y la conducción de Genia. Los forwards hicieron su trabajo en la limpieza de los rucks y el veterano Nathan Sharpe superó la defensa rival y marcó su try. Berrick Barnes convirtió y se fueron al descanso, con los All Blacks al frente por 18-10.

Si la etapa inicial tuvo un ritmo vertiginoso, el complemento fue todo lo contrario. Muchísimos penales, pocas jugadas de alto vuelo y puro tackle y choque. Con ese escenario, los dirigidos por Robbie Deans se acercaron un poco más, con penales de Barnes, aunque Carter también estaba infalible. Pasaban los minutos y los Wallabies no podían achicar la diferencia de cinco puntos.

La defensa de Nueva Zelanda no tenía errores. Su abanderado, como siempre, Richie McCaw, y bien acompañado por Liam Messam y Kieran Read, dos verdaderos batalladores. El ingreso de un picante Radike Samo de poco sirvió, y los australianos chocaban una y otra vez contra la muralla negra. Y por pequeños detalles, los de Hansen no sacaban más distancia.

A cinco del final, Barnes volvió a poner a tiro de try para empatar a los suyos y encendía una llama de ilusión. Pero lejos estuvieron de un desenlace épico. Los All Blacks dominaron esos minutos decisivos, ya con el experimentado Piri Weepu en cancha, y hasta se dieron el gusto de sacarle el bonus defensivo con un penal sobre la hora de Carter para el 27-19 final.

Un debut alentador para Nueva Zelanda. Quizás no hizo su mejor rugby durante los ochenta minutos, pero se llevó un triunfazo de Sydney para iniciar su camino a la recuperación de la corona con una victoria. Y además, le dejó un mar de dudas a los Wallabies de cara al próximo test en Auckland.

– Sintesis:

Australia: 15 Kurtley Beale, 14 Adam Ashley-Cooper, 13 Rob Horne, 12 Anthony Fainga’a, 11 Digby Ioane, 10 Berrick Barnes, 9 Will Genia, 8 Scott Higginbotham, 7 David Pocock (capt), 6 Dave Dennis, 5 Nathan Sharpe, 4 Sitaleki Timani, 3 Sekope Kepu, 2 Tatafu Polota Nau, 1 Benn Robinson.
Cambios: ST 20´ Stephen Moore por Polota Nau; 24´ Radike Samo por Dennis; 28´James Slipper por Robinson.
Suplentes: 18 Rob Simmons, 20 Michael Hooper, 21 Nick Phipps, 22 Drew Mitchell.
Entrenador: Robbie Deans

Nueva Zelanda: 15 Israel Dagg, 14 Cory Jane, 13 Ma’a Nonu, 12 Sonny Bill Williams, 11 Hosea Gear, 10 Daniel Carter, 9 Aaron Smith, 8 Kieran Read, 7 Richie McCaw (capt), 6 Liam Messam, 5 Samuel Whitelock, 4 Luke Romano, 3 Owen Franks, 2 Keven Mealamu, 1 Tony Woodcock.
Cambios: ST 12´ Brodie Retallick por Romano, 24´ Ben Franks por Woodcock; 39´ Piri Weepu y Andrew Hore por A. Smith y Mealamu.
Entrenador: Steve Hansen

Primer Tiempo: 2´ Penal Barnes (A); 10´ Penal Carter (NZ); 13´ Try Dagg, conv. por Carter (NZ); 19´ Penal Carter (NZ); 32´ Try Jane (NZ); 38´ Try Sharpe, conv. por Barnes (A).

Resultado parcial: Australia 10 – Nueva Zelanda 18.

Segundo Tiempo: ST 4´ Penal Barnes (A); 7´ Penal Carter (NZ); 9´ Penal Barnes (A); 22´ Penal Carter (NZ); 35´ Barnes (A); 40´ Penal Carter (NZ).

Resultado Final: Australia 19 – Nueva Zelanda 27

Estadio: ANZ, Sydney
Referee: Alain Rolland (IRFU)
Asistentes: Nigel Owens (WRU), Lourens Van Der Merwe (SARU)
TMO: Matt Goddard (ARU)

Fuente: Scrum
Fotos: Getty Images

Sociabilizá, compartí!

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *