Millanel Cosmetica Publicidad
Rugby Show

SIC se sacó la mufa y logró un ajustado triunfo ante Regatas

Luego de tres derrotas en fila, el conjunto de Boulogne retomó la forma ante Regatas y ganó 37 a 34 luego de ir perdiendo al entretiempo. Un penal de Santiago Méndez le dio la victoria a seis minutos del final.

Fue un desahogo, resucitar, volver a levantarse después de tres derrotas y una goleada histórica en contra con el máximo rival. La semana del SIC fue dura por esa caída en su casa frente al CASI.

Y más, teniendo en cuenta que el siguiente adversario venía en alza. Regatas volvió al Grupo I de la URBA para jugar esta temporada y entró al Top 14 a toda orquesta.

El equipo de Bella Vista se plantó de igual a igual con CASI, Hindú y quien tuviera en frente. El SIC iba a ser un rival más en ese periplo que se llama Top 14 y es una realidad para Regatas, el mismo equipo que hace un año peleaba por el ascenso a la élite porteña.

Ataque de SIC

El duelo empezó a todo vapor con un penal de Santiago Méndez a los siete minutos. Fue abierto y muy vibrante hasta el final. El medio scrum visitante tuvo la dicha de marcar la primera alteración del marcador y también puso cifras definitivas, a través de la misma vía, un penal, a falta de seis minutos para el pitazo final.

Regatas, con armas de equipo grande, lejos del que hace un año y medio jugaba en el Grupo II, se la bancó y fue al frente. Gracias a la velocidad de Santiago Cordero y Pedro Vallega, más la conducción de un picante Fermín Ibarra y un pack de forwards que se sintió cómodo en la interminable batalla de los puntos de contacto contra otros delanteros que aman esa férrea guerra, como son los del SIC, el local se agrandó.

Dos patadas detrás de la línea defensiva del equipo de San Isidro, explotando algunos vacíos entre los backs visitantes, desembocaron en los tries de Pedro Vallega, primero, y Joaquín Fernández Gill, a los 37 minutos.

Por el otro lado, SIC basaba su juego sobre la producción de sus forwards, desde dos formaciones llegaron las conquistas del tucumano Antonio Ahualli de Chazal y del propio Santiago Méndez. Cordero y Méndez también se anotaron en el score con un penal por bando. El primer tiempo terminó con Regatas arriba, 22 a 20.

La diferencia era mínima y el juego estaba a disposición del espectáculo. La tarde en Bella Vista tuvo de todo, fue un partidazo. Fue una batalla excepcional.

Ambos equipos jugaron muy bien y se gestó una batalla muy vibrante en los puntos de contacto; ya que no había regalos, nadie bajaba los brazos ni daba la pelota por perdida, ni aun perdida, bajo ningún impedimento.

El segundo tiempo arrancó con otra corrida. Esta vez de Federico Tinari, que ingresó para jugar todo el complemento por Lucas Alcácer, que disputó su segundo partido como wing en Primera. Tinari apoyó a los tres minutos y Facundo Peralta, que entró por Martín Monópoli, lo hizo para Regatas a los 12, después de un maul. Pero a la salida siguiente, comenzó a caerse Regatas. Cristian Etchart le tapó el despeje a Santiago Cordero y marcó la cuarta caída del in-goal local.

Defensa Regatas

SIC ganaba 34 a 27 apenas jugados 15 minutos del segundo tiempo. Quedaba más, mucho más para un partido que demandaba más puntos. Porque ambos equipos estaban haciendo lo necesario para eso.

A los 30, luego de un intento infructuoso de quebrar a los forwards sanisidrenses por cerca de un ruck, Felipe Rush se escabulló entre los brazos de Bernardo Scuderi para volver a empatar la historia. Cordero metió la conversión y quedaron igualados en 34 puntos. Un lujo para todos los espectadores.

Y quedaba más. Tan sólo cuatro minutos más tarde, Méndez bajó el telón. Otro penal en campo ajeno que terminó, como tantas veces en la tarde de Bella Vista, en tres puntos para la Zanja.

Regatas, tres puntos abajo, tuvo la oportunidad de empatar la historia desde una posición frontal a los postes. A pesar de los gritos que pedían sumar de a tres, los jugadores tenían hambre de try y fueron por más. Cordero la sacó por el fondo, le pegó mal.

El SIC devolvió la pelota y se dispuso a hacer una de las cosas que mejor sabe: presionar y tacklear. Y así fue hasta que un Pedro Vallega se guardó la pelota en un ruck y el árbitro Sebastián Figueroa cobró penal. Joaquín Domínguez la sacó afuera y le puso punto final a esta racha adversa que transitó su equipo. El SIC se sacó la mufa.

 

Fuente y fotos: AplenoRugby

Sociabilizá, compartí!

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *