Millanel Cosmetica Publicidad
Rugby Show

Los secretos detrás de la renuncia de Phelan

Desgastado. En soledad. Sin apoyo interno ni externo. Así cerró su ciclo Santiago Phelan al mando de los Pumas. Pese a que su último partido como entrenador del seleccionado nacional fue hace 16 días -la goleada por 54 a 17 ante los Wallabies en Rosario-, la decisión la tomó en la última semana.

No se trató de una cuestión deportiva. De hecho, su contrato finalizaba a fin de año. Entonces, ¿por qué se fue ahora? ¿Cuál fue el motivo que provocó su baja de la gira por Europa que comienza en 11 días? Phelan sintió como una traición que se dieran a conocer públicamente las diferencias en el staff técnico y con los jugadores.

Con su renuncia, el seleccionado nacional dejó atrás un mandato en el que se cumplieron algunos objetivos, pero que dejó demasiadas derrotas; en esta temporada acumuló ocho caídas -Inglaterra (2), Nueva Zelanda (2), Sudáfrica (2) y Australia (2)- y el triunfo ante Georgia.

En una tensa reunión con el grupo de trabajo que lo acompañó durante todos estos años, Phelan explicó las razones de su alejamiento.

Lo escucharon atentamente Martín Gaitán, Mauricio Reggiardo, Fabián Turnes, Germán Fernández y Raúl Pérez, quienes por ahora seguirán su relación contractual con la UAR. Sus colaboradores intentaron convencerlo de que continuara hasta diciembre, pero el ex CASI no fue a negociar, sino a informar su determinación.

Tati Phelan

En parte la respuesta de la renuncia la dio en una comunicación al plantel, el staff y los empleados de la Unión. En esas líneas Phelan anunció que no participará de la ventana de noviembre y se aleja de su cargo con “mucho dolor”.

Además, Tati manifestó su desacuerdo con el hecho de que las diferencias internas hayan sido hechas públicas. Es, según sus palabras, un hecho “que demuestra la poca unidad y transparencia del grupo” y por tal motivo decidió renunciar “convencido” de sus principios y valores.

Como informó canchallena.com el 11 de octubre, el desgaste más grande llegó por diferencias en el propio grupo de entrenadores. Los reproches entre los asistentes de Phelan fueron una constante durante los cuatro meses de convivencia del Rugby Championship.

Algunos, incluso, pasaron días sin hablarse. De esto también se habló en la reunión de ayer. Pero el ahora ex head-coach de la Argentina también tenía diferencias con algunos jugadores, con quienes la relación era distante. Este combo precipitó la definición y la salida.

Aún no se informó el nombre del reemplazante. La Unión Argentina de Rugby (UAR) le pediría a Daniel Hourcade, entrenador de los Jaguares que acaban de ganar la Americas Championship en Canadá y ex entrenador de los Pampas, que lidere el viaje al Viejo Continente, que incluye los duelos con Inglaterra (9 de noviembre, en Twickenham), Gales (el 16, en el Millenium de Cardiff) e Italia (el 13, en el Olímpico de Roma).

Lo que parece descartado es que el reemplazante sea argentino. A Marcelo Loffreda, el entrenador del equipo que alcanzó el tercer puesto en el Mundial de Francia 2007 y quien cuenta con el respeto de gran parte de los jugadores, nadie lo llamó.

A esta altura de las circunstancias eso lo presenta como descartado. Mario Ledesma, como se informó con anterioridad, no cuenta con la simpatía de la mayoría de los jugadores. Y Gonzalo Quesada, quizás el mejor entrenador argentino en la actualidad (fue parte del staff del subcampeonato de Francia en el Mundial de 2011, head-coach de Racing-Métro y ahora del Stade Français), firmó por dos temporadas con uno de los clubes más importantes de Europa.

Así cobra mayor relevancia la opción por el técnico extranjero. El australiano Michael Cheika -dirigió el Leinster y Stade Français- ahora está al frente de los New South Wales Waratahs, equipo del Súper Rugby, es el nombre que más fuerte suena por estas horas.

Esta decisión, que se tomaría el próximo año tras la elección del nuevo Consejo Directivo, depende de los deseos de una persona: Agustín Pichot, el hombre fuerte del rugby argentino. Para esa altura, el desdibujado Luis Castillo ya no estará al frente de la UAR.

Todo indica que su reemplazante sería el vicepresidente segundo, Carlos Araujo, de aceitados vínculos con el ex capitán del seleccionado.

No fue fácil el desembarco de Phelan en Los Pumas. El ex tercera línea tuvo la difícil tarea de asumir tras el histórico tercer puesto que alcanzó el seleccionado en el Mundial de Francia al mando del Tano Loffreda. La transición se abrió con la salida de jugadores de la talla de Agustín Pichot, Ignacio Corleto y Gonzalo Longo, entre otros.

Así, con la nueva realidad, Phelan se refugió en Felipe Contepomi y el grupo de jugadores jóvenes que ya estaba listo para asumir la responsabilidad de ser la cara del seleccionado: Juan Fernández Lobbe, Patricio Albacete, Juan Martín Hernández y Juan Manuel Leguizamón.

El nuevo equipo de Tati ganó en el debut ante Escocia, pero luego acumuló cinco derrotas (frente a los escoceses e Italia de local y la primera goleada ante Sudáfrica, en Johannesburgo) el segundo triunfo llegaría frente a Italia, como visitantes.

En 2009, las cifras también serían negativas para la Argentina. De los cinco disputados, sólo ganó dos. Victorias ante Inglaterra, en Salta, por 24 a 22, y frente a Escocia, en Murrayfield, por 9 a 6. Las tres caídas fueron ante Inglaterra (2) y Gales. Un año más tarde todo seguiría igual. La Argentina cayó en dos oportunidades ante el Cardo, pero el equipo respondería en gran nivel frente a Francia.

Ese día, con Contepomi como gran figura, los Pumas vapulearon a los franceses por 41 a 13. Una victoria ante los italianos y derrotas ante Francia e Irlanda cerraron el año. Un año marcado por la irregularidad.

El año del Mundial empezó con interrogantes. En Nueva Zelanda 2011 los dirigidos por Phelan llegaron a los cuartos de final, donde perdieron ante los locales, pero en el recuerdo quedará el try de Lucas González Amorosino para lograr la clasificación ante los escoceses.

Así llegó un tiempo inédito para Los Pumas, el ingreso en la Fórmula 1 del deporte ovalado, el Rugby Championship. Después de años de trabajo, la Argentina era parte de un certamen anual; ni más ni menos que contra los tres mejores equipos del mundo: Nueva Zelanda, Sudáfrica y Australia.

Con este escenario por delante, la UAR le renovó el contrato a Phelan por dos temporadas más. En su primera participación la Argentina logró un empate y casi gana en dos oportunidades. Fue en términos generales, un comienzo auspicioso.

Así llegamos al presente. Esta temporada arrancó mal. Los pobres resultados en junio ante Inglaterra y en el Rugby Championship (seis derrotas, incluidas dos goleadas) indicaban que el ciclo de Phelan llegaría pronto al final. Se esperaba que Tati conduzca a la Argentina en la serie europea, pero el entrenador no quiso más.

Sin fuerzas para enderezar el rumbo y con los conflictos internos en el debate público, puso punto final a su travesía. Se fue Phelan, un caballero fuera de la cancha, al que los resultados no lo acompañaron. Aún no se informó el nombre del reemplazante.
Fuente: Santiago Dapelo
CanchaLlena.com
Foto: UAR

 

Sociabilizá, compartí!

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *