Millanel Cosmetica Publicidad
Rugby Show

«La cabeza que tuvimos fue muy importante»

Tito Díaz Bonilla y todo Hindú volvieron a festejar tras una final, haciendo lo suyo. El apertura del Elefante aportó puntos con el pie y conducción para lucirse como una de las figuras de la definición del Nacional de Clubes.

Ahí están Hindú y su convicción. Esa es la clave del Bicampeón del Nacional de Clubes. Joaquín Díaz Bonilla, entre fotos, abrazos y pedidos de autógrafos en Virrey del Pino, va contando sus sensaciones mientras mira cómo festeja la 26.

Esa unión entre el juego de Hindú y pasión de la gente, transmitida de generación en generación a través de gestos y palabras, da pie a este equipo, con los hermanos Nicolás y Juan Fernández Miranda dirigiendo desde afuera y Díaz Bonilla, pateando y haciendo jugar a sus compañeros.

-Lo ganaron jugando a lo Hindú, jugando por afuera contra un equipo que domina las formaciones.
Sí. Eso era lo que habíamos planteado, no ser amarretes en nuestro juego y, por ahí, por defender un resultado, no seguir jugando. La verdad que hoy nos salió bien.

-¿Convicción se llama?
Sí. Me parece que la semana pasada no habíamos podido hacerlo. Hablamos en la semana que era un partido para salir a jugar y teníamos que hacer nuestro juego… Creo que salió bien.

Tito Diaz Bonilla

-¿Fue el mejor partido de Hindú en los últimos que jugaron contra Belgrano?
La verdad que de todos no me acuerdo… Pero, hoy, hasta los últimos 20 minutos, el partido estaba para cualquiera. Ellos cuando entran en 22 te complican mucho y se vienen.

-¿Qué pensaste cuando les empatan el partido después de dominar el marcador casi todo el partido?
Sabíamos que iba a ser un partido largo y teníamos que seguir haciendo nuestro juego. No nos teníamos que volver locos en empezar a jugar distinto. Si nos basábamos en lo que habíamos hecho durante el primer tiempo, iba a venir. Fue lo que pasó.

-¿Cuándo fue el click?
No sé si hubo un momento… Creo que la cabeza que tuvimos fue importante, seguir atacando a pesar de estar cerca en el resultado, y no abusar del pie o de regalarles la pelota a ellos. Esa fue la clave.

 

Por: Jero Tello
Fotos: Gonzalo Prados

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *