Millanel Cosmetica Publicidad
Rugby Show

Highlanders impuso su juego y venció a Jaguares

El campeón vigente del Super Rugby le dio una verdadera lección de rugby a Jaguares y lo derrotó por un contundente 34 a 8 en Vélez.

Un antiguo texto publicado en la revista británica Rugby Action, y que durante años circuló por los clubes, rezaba que «el rugby es una religión y una fiesta». Nueva Zelanda es un país que vive ese precepto a la perfección.

En la tierra de los All Blacks el rugby es una religión y, también, donde mejor se lo juega. Es, de alguna manera, una fiesta ver cómo los neocelandeses interpretan a este deporte.

Por algo son los bicampeones del mundo y por esa misma razón sus equipos van a copar la definición del Super Rugby. Los argentinos pudieron observar anoche de qué se trata ese fenómeno. Los Highlanders, actuales campeones, dieron una lección de cómo hacer simple lo difícil y de cómo ejecutarlo veloz y efectivamente.

Jaguares, que está haciendo su primera experiencia en esta Fórmula 1 ovalada, hizo lo que pudo, pero siempre superado por su rival; desde el mismo kick-off, cuando una serie de pases endiablados abrieron el resultado con un fabuloso try de Ben Smith.

Jaguares atacando

El 34-8 final es un fiel reflejo de un partido en el que Highlanders anotó cuatro tries, tres de ellos brillantes, y Jaguares sólo uno, tras una pelota recuperada y guapeada que coronó Juan Martín Hernández. Pero todo, de principio a fin, fue de los neozelandeses, imponentes en el manejo de la pelota y en la contundencia para defender y atacar. Casi no necesitaron de un scrum sólido ni de un line contundente. Les bastó con tener la pelota viva todo el tiempo, como les gusta a los reyes del rugby mundial.

Se esperaba más de la franquicia argentina, pero fue tal la diferencia que por momentos parecía que jugaban en otra categoría. Sólo la tozudez de Facundo Isa y el tackle incansable de Pablo Matera, más el empuje de Tomás Lavanini, pusieron alguna vez en aprietos a Highlanders, que con esta victoria se colocó en la fila para defender su título en el Super Rugby.

El trámite prácticamente se definió en el primer tiempo, que se cerró con un 24-8 producto de tres tries fantásticos de los Highlanders, con el abecé del manejo de la pelota y la inteligencia para fabricar y perforar espacios, yendo siempre para adelante e imponiéndose en el uno contra uno. Al primer try del capitán Ben Smith, a los 2 minutos, le siguieron uno del centro Rob Thompson tras una pelota recuperada y otro magistral, de lado a lado, una y otra vez, apoyado por el tercera línea Elliot Dixon luego de una pared sobre el touch con el fullback. Una delicia y una forma de ver cómo el rugby, un juego con muchas variantes complicadas, se transforma en algo simple.

Jaguares contestó enseguida con el try de Hernández, pero desde afuera se percibía que se trataba de una leve esperanza, al punto de que pocos de los 13 mil espectadores lo interpretaron como una señal de que se podía dar vuelta el desarrollo. Y para completar el cuadro, al minuto el apertura Lima Sopoaga (100 por ciento de efectividad a lo palos) estiró la cuenta con su pegada futbolera.

El segundo tiempo mostró todavía más claro el dominio de Highlanders. Jaguares nunca encontró la llave y, peor aún, desnudó errores que fueron repetidos a lo largo de ésta primera experiencia en el Super Rugby: pérdida del control de la pelota, desconcentraciones, fallas en el primer tackle y poca solidez en el line, del cual apenas hubo una sola pelota limpia para atacar, y a través de un maul.

Tackle Highlanders

Un penal de Sopoaga llevó el resultado a 27-8 y, ya con dominio absoluto, Elliot Dixon apoyó su segundo try y la conversión del apertura dejó el 34-8 faltando 12 minutos.

A Jaguares le queda una sola presentación, el próximo sábado ante los Lions sudafricanos, que ya están clasificados y que en la ida se despacharon con un 52-24 que quizá marcó el peor momento de la franquicia argentina, junto a la derrota ante los débiles Kings, el día de las expulsiones de Lavanini y Ramiro Herrera y de la amarilla a Tomás Lezana.

Para este grupo de jugadores será necesario levantar el rendimiento para después encarar la última parte del año con los Pumas. Lo cierto es que a la Argentina todavía le falta un gran trecho para acomodarse a lo que significa el Super Rugby.

SINTESIS

JAGUARES: 1. Nahuel Tetaz Chaparro, 2. Agustín Creevy (cap), 3. Ramiro Herrera; 4. Javier Ortega Desio, 5. Tomás Lavanini; 6. Pablo Matera, 7. Juan M. Leguizamón, 8. Facundo Isa; 9. Martín Landajo, 10. Nicolás Sánchez, 11. Manuel Montero, 12. Juan Martín Hernández, 13. Jerónimo de la Fuente, 14. Santiago Cordero; 15. Joaquín Tuculet.

Ingresaron: 16. Julián Montoya por Creevy, 17. Santiago García Botta por Tetaz Chaparro, 18. Enrique Pieretto por Herrera, 19. Ignacio Larrague por Matera, 20. Marcos Kremer por Leguizamón, 21. Felipe Ezcurra por Landajo, 22. Matías Orlando por Hernández, 23. Lucas González Amorosino por Montero.

Entrenador: Raúl Pérez

Tries: Hernández
Conv:
Pen: Sánchez

HIGHLANDERS: 1. Josh Hohneck, 2. Ash Dixon, 3. Siosuia Halanukonuka; 4. Tom Franklin, 5. Joe Wheeler; 6. Elliot Dixon, 7. James Lentjes, 8. Luke Whitelock; 9. Aaron Smith, 10. Lima Sopoaga; 11. Patrick Osborne, 12. Rob Thompson, 13. Malakai Fekitoa, 14. Waisake Naholo; 15. Ben Smith (cap).

Ingresaron: 16. Greg Pleasants-Tate por Dixon, 17. Aki Seiuli por Hohneck, 18. Ross Geldenhuys por Halanukonuka, 19. Mark Reddish por Franklin, 20. Dan Pryor por Lentjes, 21. Te Aihe Toma por A. Smith, 22. Fletcher Smith por Sopoaga, 23. Matt Faddes por Thompson.

Entrenador: Jamie Joseph

Tries: B. Smith, Thompson, Dixon (2)
Conv: Sopoaga (4)
Pen: Sopoaga (2)

Amarilla: Faddes

 

Por: Jorge Búsico
Fotos: Villarpress/Prensa Jaguares

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *