Millanel Cosmetica Publicidad
Rugby Show

Los valores del rugby en una sola persona

Luciano López Cotta se dedicó a construir sueños mucho antes de recibirse de ingeniero industrial con un promedio excelente en la Universidad Nacional de La Plata.

Él siempre entendió que la vida iba por ahí. Y con ella, por supuesto, el rugby, deporte que en el que comenzó cuando jugaba en mosquitos en el club San Luis, de esa ciudad.

Camada 86, a los 15 años lo mandaron a estudiar al Colegio San Jorge, en Quilmes, cuna de una parte británica de la Argentina y también del club Old Georgian, que en las décadas del 60 y 70 dio Pumas gloriosos, como Ricardo Handley, Ronnie Foster, los hermanos Morgan, Tommy Harris Smith y Marcelo Campo, pero que por entonces había desaparecido de los torneos de la URBA.

López Cotta empezó a jugar en San Jorge, llegó a la primera (o “First XV”, como se dice en los colegios ingleses), fue capitán y, durante varias temporadas, nominado como el mejor jugador.

Un medio-scrum excelente, según quienes lo vieron en una cancha. Pero para él eso no era lo más importante; tenía en claro que el espíritu del rugby, el verdadero, va más allá de eso. Fue entonces cuando con un grupo de amigos, hace unos ocho años, ideó reconstruir Old Georgian; regresarlo al lugar donde faltó durante dos décadas.

Mientras estudiaba -sus apuntes son hoy los más fotocopiados por los alumnos de la UNLP- y armaba el primer boceto para generar la vuelta de Old Georgian, López Cotta se involucró en otro proyecto de rugby.

Casi en la otra punta social: una pequeña cancha de fútbol en Berazategui, donde un grupo de gente se juntaba a enseñar rugby a chicos de escuelas públicas de la zona con la consigna de incluirlos y alejarlos de los peligros de la calle.

López Cotta iba todos los sábados a la mañana a enseñarles el juego del rugby a los chicos de Berazategui en condiciones muchas veces adversas; hubo días en que eran apenas siete personas. Pero nada detuvo su sueño. De aquel proyecto, llamado “Patios Abiertos”, nació Berazategui Rugby Club, que actualmente tiene más de 250 jugadores, todas las categorías, rugby femenino y un predio propio que inauguró un par de meses atrás en Florencio Varela.

Casi simultáneamente con la fundación de Berazategui RC se produjo la refundación de Old Georgian. Ambas, con López Cotta como principal referente.

Berazategui debutó el año pasado en el Grupo IV de la URBA y este año lo hizo Old Georgian. El sábado pasado se enfrentaron por primera vez, pero Luciano López Cotta no pudo ver cumplido su sueño: una larga depresión se lo llevó en marzo de 2014, dos meses después de que cumpliera 27 años. Nunca logró recuperarse de un viaje a Alemania para realizar un exigente postgrado con los mejores ingenieros del mundo.

El sábado, en el partido jugado en la cancha de Berazategui, se puso en juego la Copa Desafío Luciano López Cotta, que estará siempre presente cada vez que se enfrenten los dos clubes que él ayudó a construir.

Después de los 80 minutos, en un pequeño acto en el que estuvieron Handley y Campo, a Luciano se lo recordó como a alguien que llevó como ninguno los valores del rugby. ¿Qué duda cabe?

 

Por: Jorge Búsico

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *