Millanel Cosmetica Publicidad
Rugby Show

Alumni cortó la racha y es el nuevo campeón de la URBA

Jugando un gran primer tiempo, el conjunto de Tortuguitas venció a Hindú por 26 a 17 y se coronó campeón del URBA Top 12 después de 17 años, con esta victoria se sacó la espina de perder 5 finales consecutivas.

Alumni salió con el cuchillo entre los dientes con un objetivo en claro: lograr el campeonato. De esta forma, impuso las condiciones de juego y aprovechó cada error de un Hindú desconcertado.

También aprovechó el hombre de más, por la amarilla a Resnick, y sin bajar la intensidad le sacó provecho a cada error del elefante para ponerse en ventaja de 16-0. Sin embargo, con más corazón que juego, el conjunto de Don Torcuato llegó al descuento para que la chapa del descanso sea 16-7.

En el complemento, la historia parecía que se ponía negra para los de Tortuguitas. Un pase interceptado de Cancelliere, que termino debajo de los palos, dejaba las cosas 16-14. Un penal por cada lado mantuvo la diferencia de 2, pero la amarilla a Provenzano no le daba luces a Alumni.

Hindú parecía volver a nacer y buscaba nuevamente a ingresar al ingoal rival, pero chocaron contra una defensa que aguantó todas las embestidas y supo, no solo defenderse sino que además, no cometió penales.

Así lograron aguantar cada golpe y a pesar de ese mal momento, sobre el final del encuentro una genialidad de Díaz Luzzi, figura de la semifinal y de la final, sentenció la historia.

De esta forma, Alumni logró el tan ansiado título que le fue esquivo desde el año 2001 y también corto la racha de haber perdido las finales de 2004 y 2011 ante SIC y 2006, 2007 y 2017 ante Hindú, por lo que además este 2018 fue como una revancha para los de Tortuguitas.

Un gesto a destacar durante el partido fue el de Belisario Agulla. Cuando Hindú dominaba y se encontraba cerca del ingoal de Alumni, en una jugada desafortunada, el capitán de Tortuguitas (Tomás Passerotti) se lastimó el hombro y el back de Hindú, en un muy noble gesto, pidió asistencia médica para su rival y ayudó a socorrerlo en vez de continuar la jugada.

También el gesto de la gente de Hindú, que aplaudió a los campeones mientras festejaban en el centro de la cancha, y el pasillo que le hicieron los jugadores del elefante a los de Alumni cuando subían a recibir el premio fueron otros gestos que hablan de la nobleza de este deporte.

 

Por: Luca Agnoletti
Fotos: URBA 

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *